Extracción de pigmentos y Tinción de tejidos
Objetivo
  • Familiarizar a los alumnos con el trabajo científico.
  • Aprender a manejar correctamente el material básico de laboratorio.
  • Aprender a elaborar conclusiones y a expresarlas oralmente y por escrito.
  • Exponer el trabajo realizado a través de murales y verbalmente.
Introducción

El ancestral arte de teñir ha sido utilizado por casi todas las civilizaciones de la antigüedad. Mucho antes de la aparición de los tintes químicos, la humanidad sólo contaba con la naturaleza como fuente para obtener colores. El placer de trabajar con tintes naturales radica en que nunca resulta aburrido y siempre se descubren nuevas fuentes de color.

Materiales
Productos
  • Balanza de precisión.
  • Termómetro.
  • Cacerolas
  • Colador
  • Jarra medidora y probeta
  • Guantes
  • Tarros de cristal y etiquetas
  • Vasos de precipitados

Para los tintes:

  • Cáscara de cebolla (blanca y roja)
  • Erizos de castaño
  • Perejil
  • Celidonia
  • Hojas de prunolíquenes
  • Cúrcuma
  • Lombarda
  • Agallas de roble

Para los mordientes:

  • Cremor tártaro
  • Alumbre
  • Sosa de lavar
Realización práctica
  • Preparación del baño de tinte: Hervir durante 45 minutos el producto vegetal en agua, dejar enfriar y colar. Pesamos 30 g de materia vegetal por cada 100 g de tejido a teñir.
  • Preparación del mordiente: a) 8 g de alumbre + 7 g de cremor tártaro b) 25 g de alumbre + 6 g de sosa de lavar En los dos casos se disuelven en agua caliente, a continuación se añade agua fría y se introduce el tejido húmedo elevando la temperatura hasta los 82 ºC. Dejamos enfriar en el mordiente durante toda la noche, para que se impregne bien el tejido y enjuagamos antes de teñirlo.
Vegetales con propiedades tintóreas
Tinción de tejidos
  • El teñido: Cuando el baño de tinte está frío introducimos el tejido húmedo y aumentamos despacio la temperatura hasta alcanzar los 82 ºC, mantenemos hirviendo durante 30 o 40 minutos y retiramos el tejido; también lo podemos dejar enfriar en el tinte, variando estos tiempos conseguimos un color más o menos intenso.
  • Enjuagado y secado: Enjuagamos el tejido varias veces con agua para eliminar el exceso de tinte y secamos.
Precauciones

EQUIPO PROTECTOR

Antes de empezar debes hacerte con los artículos que siguen, y no olvides usarlos durante todo el proceso de teñido.

  • Agarraderas para las cazuelas. Las agarraderas con aislante o los guantes para el horno serán muy útiles para sostener las cazuelas curado estén calientes.
  • Delantal. Lleva siempre un delantal puesto, preferiblemente plastificado, para proteger la ropa.
  • Guantes de goma. Algunos mordientes y asistentes son irritantes, otros además resultan tóxicos. Usa siempre un par de guantes de goma como protección y también para no teñirte las manos.
  • Mascarilla. Ciertos productos químicos empleados para teñir emiten vapores tóxicos, y los mordientes, tintes y asistentes en polvo fino puede ser irritantes. Con una mascarilla evitarás su inhalación, medida especialmente importante para los asmáticos.

RECOMENDACIONES DE SEGURIDAD

  • Sigue siempre las recomendaciones del fabricante de los productos que adquieras.
  • Guarda todos los tintes, mordientes y asistentes en envases claramente etiquetados, en lugares lejos de la comida y del alcance de niños y mascotas.
  • No comas, bebas o fumes mientras estés trabajando con estos productos.
  • Reserva las ollas y cazuelas sólo para los mordientes y tintes, y nunca uses las mismas para cocinar alimentos. Tápalas para reducir las emanaciones de vapores.
  • Algunos tintes y mordientes son irritantes y tóxicos, y debes manejarlos con extremo cuidado.
  • Todas las sustancias en polvo, sean o no tóxicas, pueden causar daños si se inhalan.
  • Hay mordientes que emiten vapores tóxicos cuando hierven. Nunca sobrepases el punto de ebullición (88 °C-190 °C, como máximo) con el mordiente y trabaja siempre en un lugar ventilado.
  • Cuando trabajes con mordientes y asistentes no olvides usar guantes de goma y urna mascarilla, y evita el contacto con la piel y los ojos.
  • Consulta al médico si alguna sustancia te salpica en los ojos.
  • Ten especial precaución cuando manipules las siguientes sustancias químicas: Cobre: venenoso. Acido tánico: dañino si se inhala o alcanza la piel; irritante. Thiox: dañino; mantener seco. No añadir agua sobre este producto; verter siempre Thiox, muy despacio, sobre abundante agua caliente. Ácidos diluidos: manipular con precaución. No tirar los baños con mordientes por el sumidero del lavabo o del fregadero; seguir las instrucciones del siguiente párrafo.

RECOMENDACIONES PARA LA PROTECCIÓN DEL MEDIO AMBIENTE

Las soluciones con mordientes, después de su uso, pueden eliminarse por el inodoro con abundante agua (nunca por el sumidero de la cocina). De este modo se evita salpicar las zonas donde se preparan los alimentos. Las soluciones usadas de tintes y mordientes con restos de alumbre, cobre, hierro o tanino pueden echarse sobre la tierra, pero bien lejos de pozos y tanques de agua potable, así como de los lugares de juego de niños y mascotas. Todas esas sustancias abundan en la naturaleza y son empleadas por los jardineros.

Explicación científica
  • Tintes

Numerosas plantas contienen pigmentos naturales en sus hojas, raíces, flores o bayas. Sin embargo, la elección del tinte depende en primer lugar del color que se desee obtener, y para cada color existen generalmente varios tintes apropiados. A menudo resulta difícil saber cuál elegir y siempre debemos tener en cuenta su eficacia, disponibilidad, coste y su firmeza y resistencia frente al agua y la luz. El cultivo de tus propias plantas es la forma más ecológica para obtener los tintes. Algunos prefieren utilizar únicamente los tintes que puedan conseguir del jardín o de la naturaleza. Otros siguen aferrándose a los tintes antiguos y muchos sólo eligen los tintes rápidos y de colores consistentes (¡no todos los tintes tienen esa propiedad!). La mayoría suele escoger una selección entre las diversas categorías, en función de los resultados buscados. Si no tienes más remedio que comprar tintes naturales, asegúrate primero de que proceden de explotaciones racionales y no de la naturaleza virgen. La mayoría de los proveedores son personas responsables y adquieren su mercancía de fuentes renovables.

  • Mordientes

El término "mordiente" proviene del verbo latino "mordere" que significa morder en el sentido de asir o fijarse en una cosa. El "asistente" es la sustancia que se emplea con el mordiente para reforzar su acción. Las fibras se tratan con mordientes para permitir que los colores aplicados se fijen permanentemente. Es tan importante como el mismo proceso de teñido, ya que sin un mordiente adecuado los colores ofrecen un aspecto pobre y desigual. Se emplean diversas sustancias como mordiente; algunas son totalmente seguras, pero otras requieren un manejo más cuidadoso. El tipo de tinte y mordiente que debes escoger dependerá del color y tono que desees y de la clase de fibra que vayas a emplear. Descubrirás que con un mismo tinte se pueden obtener distintos colores y tonos, en función de la sustancia utilizada como mordiente.

Preparando los mordientes para fijar los colores
  • Agua

En general, el agua del grifo es adecuada para teñir, aunque cuando se requiere "agua blanda" en una receta tendrás que recoger agua de lluvia. No existen normas estrictas sobre la cantidad de agua que se necesita. Bastará una cantidad suficiente para cubrir los materiales que estemos tiñendo o mordiendo, y que éstos puedan moverse libremente en el agua. No olvides tapar el recipiente si la ebullición disminuye. Si te quedas corto con el agua las fibras resultarán irregularmente teñidas.

Tipos de agua

  • Algunos tintes funcionan mejor con cierto nivel de alcalinidad o de acidez en el agua, así que no estaría de más disponer de un medidor del indicador del pH para medir el agua. El agua neutra da un índice de 7. El agua ácida registra un valor por debajo de 7, mientras que la alcalina lo hace por encima de dicha cifra.
  • Si el agua es demasiado ácida debes añadirle unos granos de sosa de lavar y volver a medir el pH con una nueva tira de test. Si por el contrario el agua está demasiado alcalina le puedes añadir una gotas de vinagre de vino blanco (o ácido acético) y vuelve a medir. De todos modos, la medición del pH sólo es necesaria para determinados tonos y colores, por lo que, si no lo especifica la receta, puedes usar agua corriente.

Los efectos de la acidez y de la alcalinidad

  • Es importante que sepas equilibrar el pH del agua del grifo para ocasiones en que lo necesites como, por ejemplo, cuando no consigas buenos resultados con un determinado tinte.
  • En ciertos casos, al aumentar la alcalinidad del agua, los tintes que dan color morado o coral cobran tonos rosas, mientras que la acidez refuerza los tonos naranjas. Puedes experimentar añadiendo sosa de lavar o vinagre de vino blanco al baño del tinte, aunque es mejor que utilices muestras para estas pruebas.
  • No olvides que la sosa, utilizada alegremente, puede debilitar la lana y llegar a descomponerla y disolverla, así que ten cuidado.
  • También hay que tener en cuenta que a veces un simple lavado puede modificar el color de las fibras teñidas. El motivo puede estar en el exceso de alcalinidad durante el lavado, bien en el agua, en el detergente o en el ablandador del tejido.
  • Es mucho más sencillo, sobre todo en la fase experimental, utilizar el agua del grifo tal como viene, siempre que los resultados sean satisfactorios
Curiosidades y otras cosas
  • Las plantas se usan en la tinción de tejidos desde tiempos muy remotos.
  • Los babilonios, los sirios, los egipcios y los hindúes ya usaban plantas para teñir tejidos.
  • Los primeros restos de tejidos aparecieron en Egipto y datan del año 2000-3000 a. c.
  • También en la Edad Media han aparecido restos de tintorería.
  • Otro ejemplo son los Chinos que usaban tientes, obtenidos de la cochinilla que da un color rojo brillante y la planta del Índigo que da un color azul añil, desde el año 2000 a. c.
  • Los colorantes químicos son una falsa imitación del color, mientras los colorantes naturales son colores que se obtienen de la naturaleza, son indestructibles, no son tóxicos, ...
Bibliografía
  • Dean, Jenny. (1998). Tintes naturales. Ed. Celeste.

Libro que contiene toda la información necesaria para teñir lana, algodón, seda, ... con tintes naturales a partir de flores y hojas, cortezas y raíces; desde la dalia y el alazor hasta la cáscara de cebolla y la cúrcuma.

  • G. Polo, Maribel y Giudicissi, Romano. Las Plantas Tintóreas. Ed Penthalon.

Libro de la colección "El búho viajero" con información variada sobre tinción artesanal de tejidos.

Volver a la página de experiencias de Biología